¿Corren malos tiempos para la Justicia?

La Justicia siempre ha estado en un segundo plano, discriminada en las prioridades de los gobiernos en relación a una efectiva modernización y adecuación de los medios personales y materiales a la demanda que exigen los ciudadanos.

Y ahora mismo no estamos precisamente mejor. No creemos que las medidas que se están adoptando vayan en la línea a resolver los problemas que ya venía arrastrando y que con la crisis económica se han agudizado: la carga de trabajo que soportan lolos tribunales y la necesidad de que exista mayor número de jueces para repartir esa carga, sin olvidarse tampoco de las especiales características que el contexto social de esta crisis impone a la Administración de Justicia, por la gravedad de las decisiones que se tienen que adoptar. Las medidas que se adopten por parte del Ministerio de Justicia tendrían que ser lo más adecuadas posibles para resolver los problemas crónicos de la Administración de Justicia y la difícil situación a la que coyunturalmente ahora se ve expuesta.

No Comments.

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.
Campos obligatorios marcados con *

*